Aprueba Cabildo condonación de multas y recargos en pago de impuesto predial

Boletín 111/16-04-20/CS

En un esfuerzo por apoyar la economía de las familias de Cuautitlán Izcalli, el Cabildo que preside Ricardo Núñez Ayala, aprobó la condonación del 100 por ciento de multas y recargos en el pago del impuesto predial correspondiente a los ejercicios fiscales del 2015 al 2019, durante los meses de mayo, junio y julio, debido a la pandemia por COVID-19 y emergencia económica.

Durante la vigésima sexta sesión pública de Cabildo con carácter de extraordinaria de Régimen Resolutiva y ante las recomendaciones hechas por el gobierno Federal por la contingencia sanitaria, la reunión del colegiado Municipal se realizó de manera virtual a través de la herramienta tecnológica “Cisco Webex Meetings” y/o “Webex.com.mx”. En esta modalidad fue aprobada la condonación a los ciudadanos que se presenten a regularizar sus adeudos en este ejercicio fiscal 2020, consistentes en la bonificación del pago de accesorios del 100 por ciento para: viviendas de tipo social progresiva, interés social, popular y media; vivienda de tipo residencial; vivienda de tipo residencial alto y campestre e inmuebles destinados al comercio e industria, correspondientes a los ejercicios fiscales 2015, 2016, 2017, 2018 y 2019.

El presidente municipal, Ricardo Núñez Ayala, destacó que se buscarán espacios donde la ciudadanía pueda acudir a realizar el pago del impuesto predial, cuidando su salud y reforzando las medidas necesarias de protección contra la pandemia, por lo que se pretende habilitar las casetas de cobro ubicadas en el estacionamiento de OPERAGUA. Agregó que los vecinos también podrán acudir a cualesquiera de las receptorías ubicadas en el Fraccionamiento San Antonio, Jardines de la Hacienda, Cofradía, Bosques del Lago, Tepalcapa y La Quebrada.

El alcalde también informó que fue realizada la sanitización del edificio de OPERAGUA, debido a que un trabajador dio positivo al estudio del COVID-19, y se mantiene en resguardo domiciliario tanto él como el personal que lo rodeaba.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *